La vieja

Crece la vieja.

La que nació conmigo.

Esa.

Aquella.

Es esta.

 

Me sonríe en el espejo

y sus dientes no son mis dientes.

Son otros más oscuros, más antiguos.

 

Me sonríe

y sus ojos no son mis ojos.

ni parecen tan alegres como mi alegría.

 

Dice que sus caminos no conducen nada.

que en sus pies crecen piedras y montañas.

que el tiempo avanza ya sin ella.

Se despide.

 

¿Cómo ha llegado hasta mí?

Esta entrada fue publicada en Escritos míos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s