Un niño dispara una pistola de agua bajo la lluvia.
Llora la víctima.
Muere.
Encuentran el cuerpo.

Otros niños juegan a describir su fantasma,
a palpar los huecos que deja.

Cinco periodistas quieren entender su vacío,
los forenses anotan el tamaño de su huella,
la familia celebra la inmortalidad.
Varios ritos.

El cielo expulsa bombas con número de serie.
Dos coches oficiales sortean un asfalto irregular.
La gravedad lo favorece.

Cae la MOAB en el mapa.
Desde abajo no se ve el país
no hay líneas ni colores.
Nadie la expulsa.
A pesar de su detonación fragmentaria
no se ha usado desde 2007.

Se encuentran grandes avances tecnológicos
en gestión de la culpa.
La cadena de responsabilidad
es más larga que un número de teléfono.
La memoria solo recuerda +/- siete caracteres.

Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s