La vieja

A Dolo:

A la vieja muerta que dejó el ruido
lejos del consuelo de una mano.

A  la muerta que se hizo fría
año a año,
se hizo triste y hueca,
rompió  las fotos,
llenó su tronco de manzanas
y abandonó su árbol.

La muerta que no es más que una vieja
en un salón de residencia.

Esa que no protesta más por el mando a distancia,
no espera otra vida en la pantalla,
no pasea.

Es la vieja que teme al sol, al pan, a su estómago,
al veneno azul de sus vecinos,
que protesta tejiendo,
que ama lo que dura una bufanda,
un jersey,
mis calcetines.

Esta entrada fue publicada en Escritos míos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s