Recurrencia

El primer techo fue de paja.
El banquero quiso entrar.
Y soplar y soplar, y toda su vida derribar.
Así lo hizo.

El segundo de madera.
El banquero quiso entrar.
Y soplar y soplar, y toda su vida derribar.
Así lo hizo.

El tercero de ladrillo.
El banquero quiso entrar.
Y soplar y soplar, y toda su vida derribar.
Así lo hizo.

No importaban los materiales.
Las casas siempre están hechas de sueños.

Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Recurrencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s