El barco

¿Quién se hace cargo de mi soledad cuando me abandono,
cuando el daño es de espejo?

La boca cerrada es la que más habla,
el silencio en lo importante.

Los errores como huesos frágiles
que quiebran lo que mi ausencia rompe.

Qué hacer con el barco cuando saltas
y el agua no lo entiende.

Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s