La poesía tiene que ser un ángel

Que caiga el ángel

y los poetas abandonen los cánticos de espejo,

Que quede libre la palabra

y descienda de su adorno.

Que sea serpiente tentadora

y contenga el miedo de los hombres,

se alimente de la herida

y deje al poeta vacío, limpio,

cubierto de tinta.

La poesía debe ser un ángel expulsado,

una caída desde un azul intenso,

porque la belleza nos debilita.

La poesía tiene que caer,

romperse al ala y el orgullo,

enfrentarse al monstruo

y no poder volver a acercarse

a Dios o su madre,

porque ya no hay verdades ni profetas.

Y si eres mujer y los niños no te nacen,

no es por amor, es por angustia.

Y si eres hombre y te faltan las palabras,

déjate caer.

Elige un objeto innecesario y rómpelo.

Recuerda el contacto con el suelo,

recupera la culpa y el silencio,

descompón el síntoma.

La enfermedad es una suma de miedos.

Decide sobrevivir

o elige la muerte para entender.

Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La poesía tiene que ser un ángel

  1. Alguien dice: "No suelo entender la poesía, al menos ésta la entiendo". Con sonrisa irónica, contesto: "Entonces será porque es mala", y luego me río.La poesía tiene que caer. Sí…Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s