La huída

El frío ha llegado a los muros.
El hielo avanza.
Me preocupa.

Lo humano que hay en mí me desaloja
y queda el calabozo al descubierto.
Donde el castigo,
donde mi alma
encontró la culpa reconfortante.

Lo han contado mis heridas
al escapar.
Han hablado de las ramas que apartaron
en la carrera por los bosques circundantes.

Dicen que hay más árboles en mi cráneo
que en la cárcel que dejo dentro. 

Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s