Pablo y las manzanas

Sin tiempo y sin manzanas,
desnuda en el frío que no sé medir,
rechazo toda escala, peso y longitud
que delimite el futuro intersecto de nuestros cuerpos;
la frontera inseparable,
pies cubiertos,
manos cubiertas
por tu piel de exactas paralelas dimensiones.
He visto la verdad en tus ojos y caderas,
la verdad en el hilo que teje
la bufanda cálida e intemporal que nos arropa.
No imagino despertares sin tu abrazo enredadera.
No imagino el volver opaco
a los días sin humor y fuerza rítmica.
Eres la música de mi sordera,
la paz de chocolate,
el verano y las manzanas.
Fruta azucarada,
guirnalda mostaza entre los árboles que rebosan casas,
hogares brasero enamorado,
en el que habitan todos mis bosques del deseo y la conciencia.

Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pablo y las manzanas

  1. Lidia dijo:

    Qué verdadera preciosidad, Silvia.Un abrazo grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s