Traslado

Hoy me he mudado

y sigo siendo yo.

Desplazadas mis sábanas,

muebles, libros, y demás basura necesaria

sigo siendo en otro sitio.

Llenar cajas, repartir pesos…

He levantado mi vida unas cien veces (o dos)

de otros o de mi propia zancadilla reversible,

sin tapujos.

Empuja más fuerte, más hondo

el asesino conocido.

Conoce los puntos de dolor

(llamémosle acupuntura pacífica).

Hoy me he mudado y mi madre ya está instalada,

como la luz o el agua,

dispuesta a ahogar la libertad de mi nevera.

Deshace mis cajas de ropa interior

en mis horas laborables,

amontona ropa

como almacena su aburrimiento de casada desaparecida.

Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s