Botas demasiado grandes.

Si tus zapatos llegan antes que tú estás perdido.

Llegará la mierda que pisas antes que tú.

No me pierdo porque lo diga el tiempo de otros.

Mis segundos no son tus segundos.

La lentitud de un pensamiento circular lo convierte en circo.

Alambre y marionetas sacan brillo a cientos de narices.

Tres corredores conversan distraídos en la línea de salida

y evitan enredarse en rayas dirigidas.

No colocaré estas frases para que se entiendan.

Si todos vamos al mismo sitio llegar es un embudo,

los coches pitan la gente grita en las horas puntas

y discute de ortografía trasoceánica

mientras escribe en monosílabos peninsulares.

No colocaré mi mirada para que se entienda.

Tendré un ojo aquí, un diente allá

y morderé comida precongelada.

Es el truco de perder la humanidad,

de juzgar los párpados.

Con los ojos abiertos una muerte de repente

nos recuerda que estamos vivos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s