No es lo mismo dormir, que estar perdida

Donde acaba mi piel

empieza el aire.

No hay una línea

como en los dibujos,

hay un hueco inabarcable.

Mi alma se sitúa,

día a día,

en ese concreto espacio,

que ni mía es,

ni del mundo.

Se pone a berrear,

como perra.

Yo la escucho,

tratando de calmarla

en un regazo de tetas enormes,

y se ahoga,

pero se queda allí,

víctima dormida,

como si estuviera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Escritos míos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s