LAS FEAS

Ningún canon
ha conseguido
que las mujeres feas
dejen de desnudarse
en las ventanas.
Su piel de mimbre
(incluso)
se eriza con el vello
hacia la noche
(hay algo de Pavlov en todo esto).
Somos, quién sabe,
una gran fuerza
poderosa
que aguarda agazapada
y un día estallará
llena de senos.
Que no se extrañen
si sonreímos.
A veces los cánones
nos hacen gracia
(a veces no).

María Salgado, Again.


http://globorapido.blogspot.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Palabras de otros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s