Yo ardo dentro de mi cauce


con compulsión apátrida

fugada de lo eterno

como de mi destino

tierra adentro

cuerpo en llama

una vez consumado

por fin

el propio incendio

devuélvanme tan sólo

a mi último delirio

aquel que haya quedado

suspendido

en una rama ennegrecida

después de la explosión.


(Chantal Maillard, Lógica borrosa)

Esta entrada fue publicada en Palabras de otros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s