YO NO CREO EN EL MAL DE OJO

Pero sé una cosa.
Que a veces, si echas una gota de aceite en un vaso, pueden pasar dos cosas:
– se esparce y se disuelve (Sí, aunque la física lo niegue), lo he visto.
– se compacta en una sola gota grande.
La primera equivale a tener mal de ojo.
Def. o te lo echan- alguien que te odia-, lo que se podría explicar por el “trasvase” de energía negativa, o te da por que te haya sentado mal una comida (flipa).
Lo que no dice es que también te lo puedes provocar tú. Porque lo psicosomático te puede fastidiar igual el estómago.
Yo conozco a una señora de Chinchón, que lo quita y lo pone. Curioso.
Y sólo puede revelar su secreto en viernes Santo.
Voy a intentar que este viernes que toca me lo diga.
Cuando lo quita murmura algo, como si rezara.
También lo quita por teléfono. La llamas, le das tu nombre, y ya está.
Por cierto…se me han quitado las náuseas.
Pero yo no creo en el mal de ojo…
Esta entrada fue publicada en Geografía cotidiana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s